Con el cable submarino tocando a las puertas de Cuba

Por RAÚL MENCHACA
https://i1.wp.com/www.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2010/10/cable-submarino-cuba-venezuela-cubadebate-pres.jpg.pagespeed.ce.VuylFfuDlv.jpg
Dentro de apenas una semana comenzará el tendido, desde Venezuela, del esperado cable submarino de fibra óptica que, en palabras del vicepresidente Ramiro Valdés, “revolucionará las telecomunicaciones y favorecerá la independencia del sector informático latinoamericano”.
El propio Valdés evaluó hace unos días la marcha de las obras necesarias para la entrada en febrero venidero, por la playa santiaguera de Siboney, del cable, que proporcionará a Cuba una sustancial mejora en las telecomunicaciones y una conexión de alta velocidad a internet.
El tendido de la línea, uno de los grandes proyectos de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y cuyo costo asciende a unos 70 millones de dólares, debe comenzar entre los próximos días 18 y 20, cuando se inicie la colocación desde Camuri, cerca del puerto venezolano de La Guaira, para llegar al oriente de Cuba en la primera quincena de febrero.
En la orilla santiaguera, ya están en fase conclusiva los registros de playa, es decir, el punto tecnológico donde se unirá el cable submarino con el de tierra, donde ahora se monta el 70 por ciento del equipamiento necesario para que el sistema entre en operaciones en julio próximo.
Una vez enlazadas Cuba y Venezuela, se montará un segundo tramo de cable de 200 kilómetros que unirá a la isla con Jamaica, línea que los expertos llaman “Redundancia” y cuyo objetivo es garantizar una alternativa de comunicación ante un fallo de la conexión principal.
De acuerdo con el proyecto, una semana después de establecer la conexión física entre Cuba y el continente, el cable saldrá desde Aguadores, en Santiago de Cuba, hacia Ocho Ríos, en Jamaica.
Como todo cable de telecomunicaciones, la línea sirve como soporte de las comunicaciones, pero cada país, incluida Cuba, tendrá que contratar el servicio con los proveedores del mercado de las telecomunicaciones.
La línea tendrá unos mil 600 kilómetros de longitud y permitirá a Cuba multiplicar por tres mil la velocidad de transmisión de datos, imágenes y voz, con un ancho de banda de 640 gigabytes y capacidad para 10 millones de transmisiones telefónicas simultáneas.
Cuba se conecta a Internet por satélite desde 1996 con un ancho de banda que le permite apenas 393 megabytes por segundo de bajada y 209 de subida.
No obstante, las autoridades cubanas han advertido que la instalación del nuevo cable no llevará necesariamente a aumentar el número de conexiones a Internet, sino que servirá para mejorar la calidad de las ya existentes y continuará funcionando de manera paralela la conexión satelital, cuya operación se abaratará en un 25 por ciento.
Según fuentes oficiales, el proyecto, que beneficiará también a las islas del Caribe Oriental y a Centroamérica, supone la primera conexión de fibra óptica de Cuba, que debido al bloqueo económico, financiero y comercial de Estados Unidos no tiene permitido conectarse a los cables submarinos que pasan a pocas millas de sus costas.
Uno de esos cables de fibra óptica enlaza el balneario mexicano de Cancún con la sureña ciudad estadounidense de Miami y pasa a sólo 32 kilómetros de La Habana.
Hace unos meses, el buque “Ridley Thomas”, propiedad de China, realizó el sondeo para definir con exactitud la ruta del cable, que se colocará mayoritariamente en agua internacionales, respetando fronteras y jurisdicciones de las naciones de la región.
“El sondeo, realizado en aguas someras con equipamiento de alta tecnología, permitió conocer cuánto rigor demandará la instalación del cable en el inicio del próximo año”, dijo el manager de la Empresa de Proyectos Geológicos Anthony Pyne, quien tiene experiencia en inversiones similares en Asia y Oceanía.
Telecomunicaciones Gran Caribe S.A., la empresa mixta cubano-venezolana encargada de la obra, escogió como proveedora del cable a la compañía china, Cantel Shangai Bell, dada su confiabilidad y compromiso, así como su disposición a negarse a cumplir las leyes del bloqueo.
El consorcio chino asume la transferencia de tecnología y la capacitación de personal cubano y venezolano, que será el encargado de monitorear el funcionamiento del cable submarino, un enlace que ya casi es una realidad y que está tocando a las puertas de Santiago de Cuba.

Tomado de CubaAhora.cu

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s